Subscribe:

martes, 26 de julio de 2016

Nuevecitas, un ejemplo de negocio rentable por internet

Al igual que otras grandes ideas de negocios de la historia, esta  nació de un deseo. Enrique Quemada era un joven ejecutivo de mucho éxito en el mundo de la gran banca. Quería jugar al golf, pero su mujer no le dejaba. Así que tuvo una idea de negocio: crear una compañía vinculada a su pasión frustrada. Junto con Juan Luis, un verdadero obseso de este deporte, fundo “Nuevecitas”, una empresa de venta de pelotas de golf usadas por Internet.

Al principio, más que una idea de negocios,  parecía una locura. O al menos, era una idea de negocios muy arriesgada. Pero, en apenas cuatro años, la empresa se ha consolidado como líder de servicios de golf por Internet. En 2015 facturo 4 millones de euros, emplea a 28 personas y cuenta con una base de datos de más de 50.000 clientes registrados en su web. España se les ha quedado pequeña y están en proceso de expansión por Europa.

“Nuevecitas” importa pelotas de segunda mano de Estados Unidos y el Caribe. Empresas especializadas recuperan allí bolas de lagos y campos de golf. Emplean incluso a submarinistas y luego venden esas pelotas. Y “Nuevecitas” es el mayor importador de Europa. “Una pelota nueva se puede perder solo con un mal golpe. Así que verdaderamente están nuevecitas”, afirma Quemada.

Una vez en Madrid, las pelotas se clasifican según su calidad, marca y modelo y se dan de alta en la web. Las pelotas se compran por Internet (en cajas de 24 unidades), y se reciben en 24 horas en cualquier parte de la Peninsula y Baleares (tardan un día más en llegar a Canarias, Ceuta y Melilla). Venden unas 70.000 bolas por mes, con más de 50.000 compradores registrados.

Pero como toda gran idea de negocios, esconde tras de si otras gratas ramificaciones.  Las bolas usadas son solo la punta del iceberg del negocio. “Es un trabajo de fidelización y satisfacción del cliente. Todo empezó con las bolitas, pero el jugador de golf tiene otras necesidades”, explica Somolinos, que dirige la compañía.

Así, “Nuevecitas” cuenta con una gran base de clientes a los que ofrece material de golf, complementos y accesorios personalizados, clases con especialistas para mejorar su juego, e incluso promociones inmobiliarias relacionadas con el golf.


En fin, otra vez se demuestra que para que surja una gran idea de negocios, hay que apelar a las necesidades que están a la vista y nadie se percata, y que para que una idea de negocios funcione, hay que poner pasión y esmero.

0 comentarios:

Publicar un comentario